La rinoplastia ultrasónica es una técnica que cambia el paradigma de la forma de remodelar los huesos. Utilizada durante muchos años en otros campos de la medicina como cirugía maxilofacial, traumatología o neurocirugía; también está disponible para rinoplastias con un kit de puntas diseñado específicamente para alcanzar los mejores resultados.

En la Consulta del Dr. Pedro Pérez-Escariz para realizar esta cirugía estética facial, utilizamos un bisturí ultrasónico, Piezotome, que permite trabajar con una gran precisión, evitando posibles lesiones en los tejidos blandos alrededor de los cartílagos y los huesos, lo que hace que los síntomas post quirúrgicos sean mínimos y permitan a la vez al paciente volver a sus actividad diaria con mayor rapidez.  

 

Ventajas de una rinoplastia ultrasónica

El procedimiento de la rinoplastia ultrasónica tiene numerosas ventajas respecto a la rinoplastia tradicional.

  1. 1. Resultados con mayor precisión. Gracias a su innovadora tecnología, permite corregir defectos sin la aparición de fracturas incontroladas incluso en los huesos más finos, frágiles e inestables.
  2. 2. Sin apenas marcas visibles. Al ser una cirugía menos invasiva que la rinoplastia tradicional, los efectos secundarios son casi imperceptibles: menos inflamación y hematomas.
  3. 3. Resultados más naturales. Este procedimiento ofrece mejores resultados y más naturales, que serán visibles a partir de las 4-6 semanas y son definitivos al año.
  4. 4. Menor tiempo de recuperación. Al haber menos traumatismo, la recuperación y reincorporación a la vida social es mucho más rápida.
  5. 5. Menos invasiva que la rinoplastia convencional
  6. 6. Menor dolor

 

Cuidados tras la cirugía

A diferencia del postoperatorio de una rinoplastia normal, este es mucho más breve y favorable. El paciente puede regresar a su casa el mismo día que se ha realizado la cirugía, una vez se le hayan pasado los efectos de la anestesia.

Durante la primera semana de postoperatorio, el paciente debe tomar medicación para prevenir infecciones, la inflamación y las leves molestias de los primeros días.

La zona nasal debe mantenerse hidratada, es por eso que aconsejamos realizar lavados suaves con suero fisiológico.

Es recomendable, también, que el paciente no realice ejercicio físico intenso durante las tres primeras semanas que conlleve riesgo de traumatismo facial.

 

Si quieres recibir más información sobre este tratamiento, no dudes en contactar con nosotros.