Son ideales para región periocular (tercio superior), pómulos (tercio medio) y cuello (tercio inferior).

El avance de esta técnica consiste en el diseño de unos hilos espiculados helicoidalmente que permiten el anclaje de esas estructuras y favorecen la retracción de la piel en la situación elegida. Se colocan desde fuera, sin cirugía abierta como el Lifting clásico. Son suturas no reabsorbibles aprobadas por la FDA americana que se colocan debajo de la piel,

Gracias a su terminal dentado, se fijan debajo de la piel y elevan el tejido flácido hasta alcanzar su tono juvenil de nuevo.

¿En qué consiste la técnica?

Bajo anestesia local y sedación se introducen los hilos en las zonas que queremos mejorar. Con un espejo, el propio paciente puede ver si es de su agrado y con ayuda del Dr. Pérez-Escariz, decide el grado de corrección deseado.

Se realiza una incisión de aproximadamente 1 cm dentro del cuero cabelludo de forma que la cicatriz queda escondida totalmente. A través de ella se introduce el hilo hasta la zona facial que deseemos y gracias a su terminal dentado eleva la flacidez y haciéndola desaparecer.

Una vez conseguido el efecto, se fija con un punto a la fascia (un tejido más consistente) que soporta y sirve de anclaje a los hilos. Se sutura la incisión y  de esta forma la piel retraída se va adaptando a su nueva posición.

Indicaciones

Idealmente se aconseja para la década de los 40 o 50 años. Para casos no muy avanzados, ya que no se retira piel y dependemos de la capacidad de retracción de la misma para un resultado bueno.

Ventajas sobre otras técnicas

Ha supuesto una revolución en el planteamiento del rejuvenecimiento facial.

Se trata de un procedimiento “menor” pero no por ello debemos menospreciarlo: se deben tomar las mismas precauciones, un estudio preoperatorio, con medidas de antisepsia y realizarlo en un centro adecuado.

No necesita de anestesia general.

Es reversible, simplemente soltando los nudos de anclaje.

Es superficial (menor riesgo de lesión de estructuras profundas, nervios…).

Sin hospitalización.

Menor riesgo de complicaciones (sangrados, efectos de la anestesia…).

Es compatible con otras técnicas.

Preparación

No necesitas ingreso, se hace de forma ambulatoria. De todas formas, siempre precisa de un estudio preoperatorio normal.

Aparte de las recomendaciones generales en este caso deberías…

No esperar mucho. Los casos más avanzados no pueden beneficiarse del todo de esta técnica, son menos agradecidos.

Evitar las infecciones locales y siempre colaborar con el Doctor para realizar una correcta historia clínica.

¿Es necesario estudio preoperatorio?

Siempre.

¿Qué anestesia sería?

Anestesia local, pero preferimos complementarla con un poco de sedación.

¿Dónde se realiza el tratamiento?

Aunque presenta baja complejidad, siempre ha de realizarse en una clínica correctamente equipada, en un quirófano todo se tiene a mano y se reduce el riesgo al mínimo.

Recuperación.

La aparición de pliegues cutáneos en este tratamiento es absolutamente normal, los primeros empiezan a desaparecer al tercer día y los más profundos alrededor del día veintiuno. La sensación de tirantez está presente los primeros días, aunque va desapareciendo con la ayuda de pequeños masajes y cremas específicas que le indicará el cirujano.

Es posible la aparición de hematomas, que debes proteger del sol.

¿Cuándo se empieza a ver resultados?

En el propio quirófano hablan con el paciente e incluso ¡puede opinar!

La piel que sobra no se retira, queda acumulada y poco a poco se va adaptando y retrayendo hasta ser natural. El proceso depende de cada persona, pero suele estimarse en unas tres semanas.

Tiempo de convalecencia / recuperación

Ninguna. El paciente sale caminando normalmente.

Recomendamos la aplicación de unas tiritas o esparadrapos de papel para mantener la posición de los hilos durante unas horas que serán más o menos dependiendo del caso, del número de hilos, de las zonas afectadas y de la actividad de cada paciente.

Visitas posteriores. Revisiones

La primera visita es a las 48-72 horas, aunque si precisas lo haremos antes, la segunda a la semana, al mes, tres meses, seis meses y el año.

El día después ¿debo seguir algún tratamiento postoperatorio? ¿Es doloroso? ¿Qué tomo para evitarlo?

A pesar de ser considerado un procedimiento “menor”, recibirás instrucciones que debes seguir para no tener molestias.

 

Preguntas frecuentes de otros pacientes (FAQS)

¿Pueden tratarse todas las zonas a la vez?

No lo aconsejamos. Como mucho solemos hacer dos de las tres zonas en el mismo tiempo.

¿Puede combinarse con otros tratamientos?

Por supuesto. Es más, solemos combinar con la Toxina Botulínica (Botox® o Vistabel®), aunque no en la misma sesión; también con Peeling y con liposucción.