En el apartado toxina botulínica (Botox®), tratamiento de sudoración excesiva de axilas, cara, manos y pies podrás encontrar la descripción del tratamiento.

De manera particular, en la axilar se cuenta con la gran ventaja de poder realizar el tratamiento bajo anestesia por frío.

Se entregan al paciente unas bolsas especiales de hielo que se aplican sobre las axilas antes de la infiltración de la toxina. Con esa aplicación suele ser suficiente para controlar el dolor y poder infiltrar tranquilamente la toxina botulínica.