¿Qué es la elevación, lifting o pexia de senos?

Consiste en la remodelar la forma de los senos cuando han sufrido cambios tras adelgazamiento o variaciones de peso, tras los embarazos o tras el paso del tiempo, dándoles la forma adecuada al contorno corporal o a la demanda de la paciente. Cuando también se ha perdido volumen pueden precisar unas prótesis de aumento.

¿En qué consiste la técnica?

Hay dos situaciones diferentes: cuando existe suficiente volumen de la mama para satisfacer los deseos de la paciente y cuando no lo hay. En muchas ocasiones, se puede producir un efecto adecuado con un simple aumento de senos. El relleno de los mismos ya produce un efecto de rejuvenecimiento y elevación de los mismos.

Cuando los cambios son más avanzados hay que eliminar el exceso de piel y colocar las areolas y pezones a la altura y posición adecuadas, por lo que es necesario realizar dos incisiones. La primera se realiza alrededor de la areola, elevándola a su sitio y reduciendo el tamaño si fuese necesario, la siguiente es una cicatriz vertical desde el polo inferior de la areola hasta el surco submamario. Rara vez es necesaria una la tercera horizontal, que recorre parcialmente el surco submamario, quedando escondida en este.

Gracias al estudio con Cirujanos Plásticos de diferentes países, en la mayoría de los casos el Dr. Pérez-Escariz consigue eliminar esta última incisión horizontal, evitando así la tercera cicatriz.

La liposucción se utiliza como técnica complementaria para reducir volumen o retocar el contorno del seno.

Preparación

Aparte de las recomendaciones generales en este caso la paciente debe tener en cuenta:

No tener embarazos los seis meses previos y posteriores a la cirugía. Si es fumadora, debe reducir el consumo de cigarrillos al mínimo, para favorecer la oxigenación y cicatrización de los tejidos.

Asimismo deberá evitar los cambios de peso ya que, especialmente si son bruscos o cuantiosos, interfieren de manera muy importante en el resultado estético.

¿Es necesario estudio preoperatorio?

Sí, siempre.

¿Qué anestesia se utiliza?

Aunque podría realizarse con anestesia local y sedación, casi siempre recomendamos anestesia general por seguridad y duración de la intervención.

Indicaciones. Recomendada para la reducción mamaria

El cirujano valorará el estado de la paciente y aconsejará el tratamiento si no hay factores desfavorables, gracias a un estudio preoperatorio, que consta de una analítica completa, un electrocardiograma y una radiografía de tórax. En caso de necesitarlo, se administrará algún tratamiento (complejo vitamínico, suplementos de hierro) para prepararte adecuadamente.

Debe evitar fumar los días previos y posteriores a la cirugía, ya que entorpece el proceso de cicatrización y oxigenación de los tejidos.

Por su parte la paciente facilitará todos los datos médicos que sean importantes para su historia, si toma algún tipo de medicación, enfermedades, alergias, antecedentes de cáncer de mama en la familia, estudios radiológicos previos de las mamas, etc.

Se estudia el caso, tipo de piel, tamaño deseado, medidas de su contorno y se realizan fotografías para seguir la evolución.

¿En qué ocasiones está indicada esta cirugía?

La necesidad de restaurar la forma o “rejuvenecer” los senos por parte de la paciente. Ocasionalmente la aparición de dermatitis en el surco submamario puede ser la indicación.

En mi caso, ¿esta es la cirugía apropiada?

Si la paciente, se encuentra entre los casos anteriores y/o existe un desagrado estético, es una candidata para esta intervención. De todas formas, su caso se estudiará personalmente para obtener el mejor resultado.

Ventajas sobre otras técnicas

Cuando el problema es querer elevar el seno, se puede solucionar con un aumento o con una pexia o elevación (esta a su vez puede realizarse con o sin aumento), son las únicas técnicas indicadas, no hay alternativas.

Recuperación

¿Cuándo se empiezan a ver resultados?

De manera inmediata. Cada vez utilizamos apósitos más livianos y desde el momento que salga de quirófano apreciará el cambio, ¡sin esperas!

Entre el octavo y décimo día de la intervención se retiran esos apósitos y los primeros puntos. Alrededor del día veintiuno el resto de los puntos intradérmicos, que se mantienen hasta esa fecha para conseguir unas mejores cicatrices. Los resultados son visibles desde el primer día aunque estos no se valorarán hasta los tres meses aproximadamente.

Tiempo de convalecencia/recuperación

Ya que la intervención se realiza con anestesia general, recomendamos a la paciente permanecer ingresada en el centro hospitalario de 12 a 24 horas, según los casos. Después se le da de alta con todas las instrucciones específicas y tratamientos necesarios.

La paciente sale de la clínica caminando con normalidad y con la única recomendación de no realizar movimientos bruscos, levantar o hacer fuerza con los brazos. La reincorporación a la vida cotidiana se suele realizar entre la primera o segunda semana. Esto no significa que no se pueda hacer vida normal antes, sólo que preferimos que guarde un periodo de reposo relativo.

Los ejercicios intensos y deporte deberán esperar cuatro a seis semanas.

Los senos permanecen “sensibles” durante tres o cuatro semanas.

El resultado no se evalúa hasta pasados unos tres meses durante los cuales va ganando naturalidad y durante los que deberás protegerlos del sol con cremas y “mimar” la piel y cicatrices.

Lactancia

Durante los seis meses previos y posteriores la paciente no debe quedarse embarazada.

Es necesario saber que durante este periodo de tiempo los senos varían de tamaño y sufren cambios importantes, tras muchos de los cuales no se recuperan correctamente.

La elevación o lifting de senos interfiere de manera variable e impredecible en la lactancia, ya que en la cirugía se modifican y cambian de posición los conductos galactóforos y la glándula mamaria.

Visitas posteriores. Revisiones

Se realiza un seguimiento exhaustivo y siempre por el propio Dr. Pérez Escariz desde la primera consulta.

Aparte de las visitas hospitalarias, cada paciente es citada  aproximadamente a los diez días (para levantar los apósitos o vendaje y retirar los primeros puntos), quince días, al mes, a los tres meses, seis meses y al año.

La primera visita a consulta se realiza alrededor del décimo día. Durante los primeros cuarenta días llevará un sujetador indicado especialmente para estos casos.

Lo mejor es prevenir: Recomendamos que lleves sujetador lo más que puedas, buena hidratación…

¿Debo seguir algún tratamiento postoperatorio?

Para conseguir el mejor resultado, la paciente debe llevar un sujetador específico para mamoplastias durante cuarenta días (también por las noches). Cuando se retiren todos los puntos de sutura, seguir un tratamiento para mejorar el proceso de cicatrización y regeneración de la piel.

Preguntas frecuentes de otros pacientes

¿Perderé la sensibilidad en la mama o en el pezón?

Durante las primeras semanas, los tejidos están recuperándose, también la sensibilidad. La sensación de hormigueo va desapareciendo para recobrar la sensibilidad.

¿Hay efectos secundarios tras la intervención?

Los efectos secundarios son no de aparición obligada. La aparición de inflamación, molestias y posibles hematomas es algo muy común que irán remitiendo, sin llegar a ser importantes normalmente.

¿La intervención la realiza el cirujano de las consultas previas y posteriores?

Sí, el Dr. Pérez Escariz, sigue a cada paciente desde la primera consulta hasta la fecha de alta, pasando por la intervención. Eso permite cuidar la comunicación médico-paciente y ayuda a conseguir su máxima satisfacción.

¿Cómo puedo mejorar el aspecto de mi escote?

El Dr. Pérez-Escariz utiliza técnicas de bioestimulación o biorrejuvenecimiento, que obtiene muy buenos resultados: ayudan a la piel a regenerarse y revitalizarse, no es una técnica simple de relleno. Precisan de varias sesiones para consolidar el resultado y devolverle la tersura a la piel y que desaparezcan esas arrugas que afean tanto la zona.